Archivos Mensuales: febrero 2015

EL HIPNOTIZADOR

hipnosis2

Por el amplio sendero que conducía a la casa, desfilaban todo tipo de personas; unas, absolutamente convencidas de la veracidad del hipnotismo; otras, dispuestas a demostrar y demostrase, la inutilidad de algo que consideraban seudocientífico.
Lo cierto era, que entre unos y otros, conformaban un abigarrado tumulto de visitantes amontonados a como diera lugar en improvisados bancos situados bajo la fronda de seculares árboles.
Dentro del recinto, austero y espacioso, un hombre de mediana edad y cabellos encanecidos hacia pasar a los interesados y los acomodaba en un sofá de apariencia antigua junto al cual se ubicaba en un butacón de alto espaldar. Luego de instarlos a la relajación total y después de unas cuantas palabras dichas con serenidad y cadencia casi musical, los visitantes parecían entrar en un sutil letargo y contestaban una tras otras las preguntas más íntimas y personales que alguien pueda imaginar, siempre acorde al propio listado que cada cual entregaba al hipnotizador antes de la sesión.
El hombre se había especializado en hacer recordar, rescatando desde el subconsciente, las cosas o detalles mínimos que alguna vez se vivieron y que la mente borró o escondió como un recurso para mantener en orden el cerebro. De allí brotaban las combinaciones de viejas cajas de seguridad; el nombre de alguien que una vez significó mucho; el número telefónico del amigo lejano que lo dejó anotado un día en la libreta perdida y así por el estilo otras y otras historias empolvadas que el experto iba anotando en un blog y que luego, al chasquear los dedos y traer de regreso a los dormidos, les entregaba completando el trabajo por el cual recibía una remuneración acorde al nivel de detalles alcanzado en la “investigación”.
El último visitante de una de aquellas jornadas había permanecido casi inmóvil y pensativo por horas enteras, dejando que unos tras otros, los que llegaban completaran su objetivo, como si no tuviese el más mínimo apuro por adentrase en los misterios del trance hipnotizador y como si nadie notara su existencia. Por fin, al verse solo se levantó con lento andar y se fue hasta el sofá; extrajo pausadamente una pequeña hoja del bolsillo de su camisa y la extendió con mano temblorosa al hipnotizador.
Allí estaba su solicitud. El otro comenzó a leer con cierto desgano, pero en la medida que avanzó en su contenido, su cara se transformó; sus orejas se encendieron a fuerza de la carga emotiva; la saliva escaseó dentro de su boca; el pulso alcanzó un ritmo violento y en el fondo de sus ojos desmesuradamente abiertos se reflejó una interrogante estremecedora ¿Por favor dígame quién me mató?

UN LIBRO, UNA MARCA DE LUZ EN LA VIDA.

cien

La adolescencia es la edad de las huellas, la etapa de la vida en que pareciera que estamos hechos de arenas húmedas y las marcas se afincan allí como surcos de luz; florece el amor y el intelecto, la avidez de conocimientos se vuelve una sana adicción que tiene en la lectura su expresión más hermosa.

Justamente allí, en esa ebullición de hormonas y de sueños, abrí por vez primera las puertas de un libro mágico, un pasadizo maravilloso hacía la fantasía de un mundo imaginario y a la vez real; fantástico pero cercano.

“Cien años de soledad” no fue entonces sencillamente un libro, fue la primera lectura de un autor genial, de un hombre que luego se convirtió en ese compañero inseparable que te dota de historias que vas leyendo una tras otra, como si fuesen también las anécdotas de tu propia existencia.

Descubrí en esas páginas el legado genial de una América hechizante, en la cual se nos pierden los límites exactos de lo real y se junta, a la verdad material y pura, la fantasía latente en las historias de los abuelos junto a las cuales trascurrió nuestra infancia. Descubrí otra manera de relatar la vida común de nuestros pueblos y de poner en las hojas de un libro el secreto de soñar con los pies en la tierra.

La trama inigualable que el texto narra obró el milagro de incluirme en sus márgenes, de ponerme allí, como flotando dentro del viejo caserón de Úrsula, mirándolo todo y encontrando asombrosas coincidencias con el cálido recuerdo de mi abuela y sus canas plateadas y entrañables.

Amé y sufrí con cada personaje, reí con ellos y en medio de mi vida humilde y campestre tuve el aliento de saber que la maravilla puede habitar en los lugares más inesperados.
En la medida que avanzaba en la lectura me sorprendía ir descubriendo que los acontecimientos que a diario nos rodean podían ser contados de una forma distinta y que entonces un suceso ordinario, sin aparente importancia, puede esconder las pistas de una trama increíble que espera ser contada por alguien que sea capaz de rescatar la fantasía en un mundo que parece empeñado en prescindir de ella.

El hecho de que yo viviese en un pequeño pueblo del oriente cubano, repleto de personas singulares, nombres criollos, costumbres campesinas, humor picaresco matizando las relaciones entre vecinos y esa familiaridad que genera el ambiente de los barrios rurales, influyó notablemente en que encontrara múltiples conexiones, entre los avatares de mi vida diaria y el ambiente singular de Macondo.

Es cierto que en mi barrio natal no nacieron niños con cola de iguana, ni llovía infinitamente por días y noches enteras, pero si proliferaban muchas fantasías y episodios insólitos, tal vez como un subterfugio – símil perfecto de lo descrito por García Márquez – para espantar las carencias y los rigores de tiempos donde no fue justamente la bonanza ni la abundancia material lo que marcaba a la gente.

Nuestros Buendía tuvieron otros apellidos y ya conocíamos el hielo, pero las supersticiones, los pagos de promesas, el temor a los muertos, las infidelidades e incluso ese sentimiento de soledad que a veces envolvía la atmósfera del pueblito, me hacía sentir más que lector, un protagonista de esa genial obra.

Siempre he pensado que este libro se escribió para que fuese leído por personas adultas que pudiesen conservar un corazón de niños e incluso he considerado un poco más, basado en mi experiencia y en las marcas dejadas después de su lectura, creo que fue hecho como un sutil recurso para evitar que algún día dejemos de soñar.

HORIZONTE EN DISPUTA

Elías Jaua Milano

El joven cubano

Un blog de la vanguardia juvenil cubana

Solidaridad Latinoamericana

Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar

Casi Cayéndose

entre la cama y el reloj el hombre, como si todo cuanto le importara fuera precisamente, la cama y el reloj...

abailareltrompo

Con la cabulla bien puesta

PROVERBIA

"Crítica Social, Lírica y Narrativa"

Conspirando en Cuba

Para construir revoluciones dentro de mi Revolución

La letra al revés

Bits de información y emoción, de la realidad a la literatura de ficción

Lente de Aumento

...para mirar Cuba por dentro.

la koladita

Just another WordPress.com site

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

El blog de La Polilla Cubana

Un blog para amigos de Cuba

Ahora desde Holguín

noticias sobre el oriente cubano

La esquina de Lilith

Un espacio personal, cubano, mío..., y al que no le guste, que siga leyendo.

Desde Cuba te cuento

Un blog para exponer mis ideas…ser cubana es un reto que vivo a diario

Ventana Cubana

Pequeño espacio en la gran trinchera donde se defiende la Revolución:hija de la cultura y de las ideas