YO NO TIRO MI LATA ¿Y TÚ?

 

tirar basura

El retroceso experimentado en los últimos años, en relación con las normas de comportamiento cívico, es unos de los problemas más lamentables dentro de la sociedad cubana; aquí se nos presenta una paradoja dolorosa, al constatar que una población con acceso total a instituciones educativas, es a su vez descuidada y muchas veces indolente a la hora cumplir normas de urbanidad y buen comportamiento que son esenciales para reflejar educación y cultura.

Forjar hábitos es cuestión, que a mi juicio, depende de dos asuntos que se han abandonado en los últimos años: el primero, es enseñar esas buenas costumbres y el segundo es exigir porque se cumplan, incluso con la aplicación mesurada y oportuna de las normas legales.

El comportamiento es el producto de la formación desde edades tempranas de modales que se inculcan en la familia y se refuerzan en la escuela, y en ambos casos el tema no anda bien, múltiples familias jóvenes heredaron esas carencias y ahora (como lo que no se sabe, no se enseña) están en franca desventaja para trasladarlas a sus hijos; en tanto, los centros educacionales no hacen lo suficiente por llevar a la par docencia, educación formal y cívica.

¿Quién enseña a los niños en la escuela a saludar con cortesía cada mañana, quién inculca a los varones que carguen las mochilas de las niñas de su aula, quién le exige que al sentarse ayuden primero a las damitas con sus sillas, quién les reprende y les explica cuando el papel emborronado es lanzado al piso, quién les relata que Antonio Maceo, a pesar de su imponente fuerza y probado valor, aborrecía las malas palabras, el desorden, la suciedad o la indisciplina en sus campamentos?

Por otra parte, ¿quién sabe?, a fuerza de divulgación o por ejercicio de su aplicación, cuáles son las medidas que contempla nuestro sistema penal para los que transgreden normas elementales de convivencia  y muestran su torso descubierto en plena calle de cualquier ciudad, o para los que  sin el menor pudor eligen como baño público una esquina a plena luz del día, o para los que lanzan su lata vacía como si la ciudad fuese un enorme cesto de basura.

Sin dudas la primera batalla que debemos ganar es la de la conciencia de cada cual y su sentido de civilidad y convivencia; pero no nos llamemos a engaño, se precisa el justo medio entre convencer y sancionar, porque para enseñar a los niños de hoy hace falta el ejemplo de los que no tiren sus latas.

Anuncios

Publicado el 20/01/2014 en Opinión. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

HORIZONTE EN DISPUTA

Elías Jaua Milano

El joven cubano

Un blog de la vanguardia juvenil cubana

Solidaridad Latinoamericana

"Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar"

Casi Cayéndose

entre la cama y el reloj el hombre, como si todo cuanto le importara fuera precisamente, la cama y el reloj...

abailareltrompo

Con la cabulla bien puesta

PROVERBIA

"Crítica Social, Lírica y Narrativa"

Conspirando en Cuba

Para construir revoluciones dentro de mi Revolución

La letra al revés

Bits de información y emoción, de la realidad a la literatura de ficción

Lente de Aumento

...para mirar Cuba por dentro.

la koladita

Just another WordPress.com site

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

El blog de La Polilla Cubana

Un blog para amigos de Cuba

Ahora desde Holguín

noticias sobre el oriente cubano

La esquina de Lilith

Un espacio personal, cubano, mío..., y al que no le guste, que siga leyendo.

Desde Cuba te cuento

Un blog para exponer mis ideas…ser cubana es un reto que vivo a diario

Ventana Cubana

Pequeño espacio en la gran trinchera donde se defiende la Revolución:hija de la cultura y de las ideas

A %d blogueros les gusta esto: