Archivos diarios: 22/10/2012

“ENSEÑAR LA HISTORIA ES HACER REVOLUCIÓN”

Esta interesante reflexión, me la ha enviado el amigo Roilán, buen conocedor de la historia, profesor y cuadro de la UJC. Es parte de algo más largo que podré publicar posteriormente.

 “ENSEÑAR LA HISTORIA ES HACER REVOLUCIÓN”.

Por: MSc., Profesor Asistente Roilán Rodríguez Barbán.

 

“… para que PERDURASE y VALIESE

para que INSPIRASE y FORTALECIESE,

 se debía escribir la HISTORIA”.

José Martí.

El 17 de noviembre de 2005 desde la histórica Aula Magna de la Universidad de la Habana, en un campanazo de alerta a todos los cubanos, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz reflexionaba  sobre el futuro de la Revolución y la responsabilidad de las nuevas generaciones en preservarla: Lee el resto de esta entrada

CARTA DE UN NÁUFRAGO

Botella número 15 (última), cristal ámbar
Taponada con el final de mi camisa, enero, frío.

Amada:

No podré enviarte otros mensajes, notarás que el papel es pequeño y las letras diminutas; sobre las botellas todo está dicho… se agotaron. Esta isla me engulle poco a poco, me estoy poniendo verde como los penachos de sus cocoteros y escasean los troncos que no tengan tu nombre en sus cortezas.

Me acompañan algunos papagayos a los que he enseñado la letra de tu canción favorita. Aquí, no existen luces, ni ciudades, el cielo es un enjambre que late hasta el alba y como lo único que deseo es tenerte en mis brazos, es todo lo que he pedido a infinidad de estrellas fugaces en estos largos años.

Podrás imaginar mi lucha constante con las olas que se afanan en borrar las letras de tus iniciales, que dibujo constantemente de un extremo a otro de esta inmensa playa. A mis espaldas un cúmulo enorme de conchas, de aquellas que tanto te gustaban, semeja uno de los megalitos de la isla de Pascua, las he ido recogiendo día a día y he dado un beso a cada una, rogando que aparezcan tus labios.

Mi imaginación se ha enfermado tanto con tu ausencia, que sólo alcanzo a ver tu rostro dibujado en las nubes y cuando los cirros escasean trastocando el cielo en un manto azul inmaculado, se me antoja que la bóveda es un pedazo grandioso de tus ojos.

A veces han llegado las tormentas y el sordo rumor del trueno enfada la tarde. Recuerdo entristecido el día del naufragio, nuestro último abrazo y el juramento firmado a gritos entre la fiereza de las marejadas, donde nos prometimos no olvidarnos a pesar de las islas, de la falta de remos o de brazos.

Te ama eternamente,

Tu náufrago.

CRÓNICAS DEL PUEBLO VIEJO (VII)

 

LA GALERÍA DE ARTE

La grandilocuencia del título, no debe conducir a los lectores a una visión equivocada de este lugar, pues en mi pueblo no se trataba de esas Galerías que vienen a la mente de sólo nombrarlas, con sus grandes arcadas; espaciosas e iluminadas. En este caso consistía en un salón pequeño, podría decirse que un apéndice construido al final de la Casa de la Cultura.

Sin embargo, no por eso dejó de cumplir a cabalidad con las funciones inherentes a estos inmuebles. Por allí desfilaron las obras de pintores locales, que al no ser muy numerosos, gozaban el privilegio de que sus creaciones casi tenían el estatus de “Muestras Permanentes”; lo cual, aún cuando alimentaba el ego de estos maestros del pincel, tenía en su contra el pronto desinterés de los visitantes cansados de la misma fuente con frutas tropicales, el mismo río con su meandro melancólico e incluso era igual el tedio, ante la copia más exacta de la Gioconda que se había logrado en el municipio.

La salita de exposiciones, como también se le conocía, era responsable de organizar muestras itinerantes que acompañaban puntualmente a todo evento o reunión importante que acontecía en la localidad, gracias a lo cual el Lobby del teatro escogido según el caso y el tipo de cónclave, siempre aparecía engalanado con las obras pictóricas antes mencionadas; así que, muy bien podría asegurarse que la Mona Lisa, en su versión autóctona, había sonreído con su picardía misteriosa lo mismo a campesinos que evaluaban sus cosechas que a estudiantes congregados en asambleas.

Previo al inicio de una de aquellas reuniones, se habían juntado en el exterior del Teatro unos cuantos de los participantes, quienes entre sorbos de café y humo de cigarros, charlaban o discutían de temas diversos, con esa gracia particular que tienen los cubanos para ahondar sin el menor recato, lo mismo en el calentamiento global, que en la decisión de aquel desdichado manager municipal de béisbol que sacó como emergente a su hijo y arruinó el juego decisivo.

Esa mañana, cierto personaje avezado en las técnicas de la producción de azúcar e ignorante de todo cuanto no oliera a sacarosa, se detuvo embelesado frente a la Gioconda y mientras la contemplaba con verdadero interés, percibió la proximidad de un profesor que se había situado a su lado, de inmediato con cara de sincera duda se dirigió al docente: “Oye, mi hermano, a mi me parece que yo conozco a esta mujer” dijo, en tanto indicaba con un movimiento de la cabeza hacía el cuadro de la célebre imagen.

El profe, asombrado ante semejante comentario, se acercó al peculiar personaje para decirle en voz baja: Oiga, ¿realmente usted no sabe quién es esa? ante lo cual, el hombrazo, con una inocencia que rayaba la estupidez, replicó: “Chico, yo sé que he visto a esa muchacha, pero no estoy seguro en qué parte”.

Con estupor ante tal disparate – pues una cosa es no dominar el nombre de un cuadro, pero otra muy distinta es creer haber visto en persona a alguien que ni el mismo Leonardo da Vinci probablemente conociera – el profesor bajó la voz y casi en un susurro esclareció el equívoco, con discreción, para que otros no descubrieran el absurdo que hubiera desatado la burla, lo hizo como quien dice un secreto al oído: ¡Esa es la Gioconda… La Mona Lisa!

Al parecer el bullicio reinante y el bajo volumen del aclaratorio, no permitió al interlocutor escuchar con precisión, pues este, envuelto en una sonrisa triunfal y pareciendo librado de toda duda, exclamó a voz en cuello: ¡Pero claro, chico, esa misma es ¡Ramona Luisa!, la hija del viejo Bartolo!

Anonadado completamente, el profesor con un gesto de impotencia, golpeó resignado en el hombro del corpulento amigo y le dijo con voz queda: “Como no, quien otra iba a ser”.

HORIZONTE EN DISPUTA

Elías Jaua Milano

El joven cubano

Un blog de la vanguardia juvenil cubana

Solidaridad Latinoamericana

"Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar"

Casi Cayéndose

entre la cama y el reloj el hombre, como si todo cuanto le importara fuera precisamente, la cama y el reloj...

abailareltrompo

Con la cabulla bien puesta

PROVERBIA

"Crítica Social, Lírica y Narrativa"

Conspirando en Cuba

Para construir revoluciones dentro de mi Revolución

La letra al revés

Bits de información y emoción, de la realidad a la literatura de ficción

Lente de Aumento

...para mirar Cuba por dentro.

la koladita

Just another WordPress.com site

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

El blog de La Polilla Cubana

Un blog para amigos de Cuba

Ahora desde Holguín

noticias sobre el oriente cubano

La esquina de Lilith

Un espacio personal, cubano, mío..., y al que no le guste, que siga leyendo.

Desde Cuba te cuento

Un blog para exponer mis ideas…ser cubana es un reto que vivo a diario

Ventana Cubana

Pequeño espacio en la gran trinchera donde se defiende la Revolución:hija de la cultura y de las ideas