CRÓNICAS DEL PUEBLO VIEJO (VI)

LA AVENIDA

Aún cuando nuestros pueblos del interior suelen ser, como en este caso, de espacio reducido y un desarrollo urbano limitado, eso no impide que en ellos se utilicen los mismos términos que sirven para designar grandes lugares o emblemáticos sitios en ciudades mayores.

Este es el caso de la calle principal de mi terruño natal, a la cual siempre se conoció como “La Avenida”, se limitaba a dos sendas separadas por hileras de bancos y arbustos que vertían cortas sombras, bajo las que se reunían los pobladores para esperar los ómnibus; consumir algún refrigerio o sostener improvisadas tertulias que abordaban temas de todo tipo.

Dado el carácter céntrico del lugar y su inmediata proximidad a la Plaza, casi siempre fue escenario para desfiles que con diversos motivos se convocaban, predominando por su magnitud y colorido, aquellos que en ocasión del 1ro de Mayo acontecían todos los años.

Recuerdo que terminaba yo la enseñanza secundaria cuando tuvo lugar una demostración popular de este tipo, que fue quizás de las más grandes que yo recuerde y en la cual tuvo lugar un hecho risible del que luego se habló por años.

Fluían los bloques ordenados por Sindicatos, como se estila en estos casos, mostrando diversas propagandas gráficas, maquetas o fotos; el júbilo resultaba en general muy elevado, envolviéndolo todo en una algazara atronadora que apenas permitía escuchar coherentemente lo que se decía por los altavoces. El estrado principal con la presidencia se había colocado al final de “La Avenida”, aledaño a la Plaza, la ocasión era animada por un conocido locutor que hacía las veces de maestro de ceremonia y presentador en los actos del territorio.

El hombre sudaba copiosamente y micrófono en mano arengaba y describía emocionado al paso de los marchantes, no bien vislumbraba a los que se aproximaban a la tarima y de inmediato comenzaba a animarlos y a describir con elogios los logros de una u otra entidad o empresa, empleando mucho más la imaginación que los datos reales de esos centros, los cuales muchas veces ni siquiera conocía muy bien.

Así, el locutor se agarraba del más mínimo cartelito para a partir de él desgranar un conjunto de argumentos que iban desde el plan y su cumplimiento, hasta las horas extras trabajadas por la recepcionista.

En medio del desfile el bullicio iba en ascenso, era prácticamente imposible escuchar lo que alguien te susurrara a un palmo de las orejas y el animador se esforzaba de lo lindo por no perder el hilo de los acontecimientos y poder describir y alagar a todos los bloques, grandes o pequeños.

Fue en ese momento que inesperadamente desembocó, casi frente a la presidencia y como colofón de la marcha, un grupo de mujeres ataviadas con batas blancas y sombreros de yarey, formaban un bloquecito pequeño pero uniformado y entusiasta, al locutor aquello lo tomó de sorpresa, pues no traían ni una mínima cartulina que permitiera descubrir de quiénes se trataban.

Aturdido, el anunciador giró la cabeza a todos lados en busca de algún destello aclaratorio que le permitiera hilvanar con rapidez el comentario con los logros de esa entidad desconocida, pero nada sucedía y las mujeres se acercaban levantando pequeñas banderas y gritando consignas que se diluían entre los acordes de los himnos y marchas.

Casi al borde de su desesperación el hombre del micrófono logró escuchar a un dirigente sindical, que desde tercera fila, le gritaba algo referido a la identidad de las misteriosas obreras, la sonrisa iluminó el rostro del atosigado agitador que no se perdonaba dejar pasar sin arengas aquella llamativa escuadra femenina, tomó aire y gritó entusiasmado: ¡Aquí llegan nuestras lecheras, esforzadas mujeres de la madrugada, que han sobre cumplido el plan de leche en más de 500 litros!

Luego de decir aquella frase, sacada totalmente de su imaginación – con leche y todo – se sintió entusiasmado y esperó ver el rostro alegre de las mujeres ante su alabanza, desparramada a los vientos por los potentes amplificadores de sonido, pero en cambio percibió las caras rabiosas e indignadas de las muchachas que al terminar de desfilar frente a la presidencia, subieron en busca del asombrado hombre.

Minutos después, ya finalizada la actividad, pudieron las mujeres de batas blancas soltar toda su carga de indignación, espetándole al locutor una interrogante colérica: ¿Quién le dijo a usted que nosotras somos lecheras?, el hombre palideció y con asombro explicó que alguien le grito en medio de la baraúnda que ellas eran “Nuestras Lecheras” y al verlas con esa ropa y los sombreros, no le causó dudas.

Las féminas exigían una aclaración y el arengador señaló al hombre que le proporcionó tal informe; ante lo cual, este último, bastante molesto, aclaró que él había gritado al despistado que esas eran “Las Muchachitas de Chela”, quien era la directora del taller donde estas trabajaban en labores manuales, que él en ningún momento expresó “Nuestras Lecheras”, aunque por el bullicio y el parecido de las frases debía haberse producido el malentendido.

En parte las cosas se aclararon, pero el equivocado nunca pudo responder, de dónde sacó eso de que las chicas de los sombreros habían acumulado más de 500 litros de leche, en ordeños de madrugada.

Anuncios

Publicado el 19/10/2012 en Narrativa. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Nene…lo primero que me vino a la mente: tú te imaginas que ese desfile hubiera sido a inicios de los 60´y las muchachitas hubieran sido de las “reorientadas”, aquellas a las que la Revolución sacó de las calles y de ejercer la prostitución?? No en vano las intenciones de linchar al locutor!! jajajajjajajajaja

  2. Nene ahora recordé la primera vez que escuche esa historia
    con esa entonación única que le das a los cuentos
    un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

HORIZONTE EN DISPUTA

Elías Jaua Milano

El joven cubano

Un blog de la vanguardia juvenil cubana

Solidaridad Latinoamericana

"Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar"

Casi Cayéndose

entre la cama y el reloj el hombre, como si todo cuanto le importara fuera precisamente, la cama y el reloj...

abailareltrompo

Con la cabulla bien puesta

PROVERBIA

"Crítica Social, Lírica y Narrativa"

Conspirando en Cuba

Para construir revoluciones dentro de mi Revolución

La letra al revés

Bits de información y emoción, de la realidad a la literatura de ficción

Lente de Aumento

...para mirar Cuba por dentro.

la koladita

Just another WordPress.com site

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

El blog de La Polilla Cubana

Un blog para amigos de Cuba

Ahora desde Holguín

noticias sobre el oriente cubano

La esquina de Lilith

Un espacio personal, cubano, mío..., y al que no le guste, que siga leyendo.

Desde Cuba te cuento

Un blog para exponer mis ideas…ser cubana es un reto que vivo a diario

Ventana Cubana

Pequeño espacio en la gran trinchera donde se defiende la Revolución:hija de la cultura y de las ideas

A %d blogueros les gusta esto: