SERVICIO NO ES SERVIDUMBRE

Con el torbellino revolucionario de 1959 se ponía fin a siglos de vasallaje, en los cuales el pueblo cubano sufrió continuamente el sometimiento humillante a cúpulas minoritarias, que en su afán de enriquecimiento, exprimieron a los más humildes y los trataron de relegar al papel de sirvientes empobrecidos y obligados a bajar la cabeza, dramática situación que originó constantes luchas y que desembocó en la alborada de enero.

La Revolución entró como un huracán en la vida de todos, barriendo desde sus cimientos los entramados oligárquicos que separaban a las clases sociales y que marcaban diferencias ominosas determinadas por el poder económico; la mayor o menor cercanía al imperio del norte; la raza o el sexo de las personas.

Millones de ciudadanos humildes tuvieron acceso sin restricciones a todas las oportunidades para el enaltecimiento del ser humano; desde una educación gratuita y amplia, hasta las más completas garantías de salud.

La servidumbre fue destrozada y la convicción de que todos somos iguales fue realzada a planos cimeros, enraizándose en la forma de pensar y actuar de las generaciones que fueron nutriendo la sociedad cubana desde entonces.

Paulatinamente dos términos —servidumbre y servicio— que encarnan acciones y actitudes muy diferentes dentro de las relaciones entre ciudadanos, se fueron acercando peligrosamente hasta que uno —el primero— absorbió al otro, y la cultura de servir con esmero y humildad, con profesionalidad y respeto, que es propia de múltiples sectores de la vida económica en cualquier país, prácticamente desapareció.

El papel del empleado en centros comerciales o de servicio se asoció equivocadamente en muchos casos con un acto de servil inferioridad, cumplido a regañadientes, sin cultivar estas artes milenarias, que nada tienen que ver con aceptar humillaciones o tratos lesivos. Fueron prácticamente desterradas la cortesía y la habilidad para hacer que cada cliente se sintiera verdaderamente «servido» interpretándose cualquier reclamo o solicitud adicional del usuario, como un atropello que hiere y saca a relucir posturas de equivocada rebelión, ante la también errada percepción de que no es necesario mostrarse «demasiado servil» con nuestros semejantes.

Estas conductas han lastrado nuestro sistema de servicio a todos los niveles y en todas las ramas, incluso ni siquiera la aplicación de ciertos esquemas de estimulación que en algunos casos han ido en busca de vincular salarios con resultados de ventas, ha podido resolver la cuestión definitivamente, razón por la cual hoy resulta muy difícil encontrar el lugar donde usted se sienta en verdad atendido y logre despojarse del temor a levantar la mano y pedir, respetuosamente, todo lo que considere le corresponde como consumidor que pagará por el servicio recibido.

La deformación en el binomio comprador-vendedor, es hoy tan notable que la mayor carga de maestría y amabilidad está recayendo en el que compra, tratando por esa vía de no causar demasiadas molestias al que vende y así evitar un seguro maltrato o una respuesta verbal o gestual que le empañe la jornada de paseo, gestión o simple satisfacción de una necesidad básica.

Ahora que una gran cantidad de cubanos incursionan en el mundo de los servicios por cuenta propia y muchos otros lo continuarán haciendo desde instituciones del estado, es imprescindible corregir este lamentable error de conceptos y de pensamiento.

Somos una sociedad privilegiada que puede exhibir lo que casi nadie en este mundo: contar con una amplia masa de obreros en función de los servicios que tienen una elevada formación docente, ajenos al analfabetismo y el desamparo, males que en otras latitudes caracterizan a sectores de esta naturaleza. Debemos cambiar nuestra mentalidad en esta, como en otras cuestiones de índole parecida.

La servidumbre no es compatible con los cubanos, ya la derrotamos y no renacerá nuevamente, pero el acto de servirnos unos a otros con profesionalidad es una batalla por ganar.

Anuncios

Publicado el 04/10/2012 en Opinión. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. ESTIMADO JUAN MIGUEL MUY BUENOS SUS COMENTARIOS AL MENOS LOS QUE HE LEIDO DESDE QUE TENGO ACCESO A SU PAGINA CONTINUE QUE A TODOS NOS HACE FALTA
    CHAO

  2. Gracias camarada, trato de escribir como forma de aportar modestamente al debate de temas que a todos nos atañen, contar con tus opiniones es muy valioso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

HORIZONTE EN DISPUTA

Elías Jaua Milano

El joven cubano

Un blog de la vanguardia juvenil cubana

Solidaridad Latinoamericana

Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar

Casi Cayéndose

entre la cama y el reloj el hombre, como si todo cuanto le importara fuera precisamente, la cama y el reloj...

abailareltrompo

Con la cabulla bien puesta

PROVERBIA

"Crítica Social, Lírica y Narrativa"

Conspirando en Cuba

Para construir revoluciones dentro de mi Revolución

La letra al revés

Bits de información y emoción, de la realidad a la literatura de ficción

Lente de Aumento

...para mirar Cuba por dentro.

la koladita

Just another WordPress.com site

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

El blog de La Polilla Cubana

Un blog para amigos de Cuba

Ahora desde Holguín

noticias sobre el oriente cubano

La esquina de Lilith

Un espacio personal, cubano, mío..., y al que no le guste, que siga leyendo.

Desde Cuba te cuento

Un blog para exponer mis ideas…ser cubana es un reto que vivo a diario

Ventana Cubana

Pequeño espacio en la gran trinchera donde se defiende la Revolución:hija de la cultura y de las ideas

A %d blogueros les gusta esto: