CRÓNICAS DEL PUEBLO VIEJO (III)

EL POLITÉCNICO

El centro politécnico debe haberse construido a principio de la década del 70 del pasado siglo, como parte de un plan nacional que diseminó este tipo de escuelas por todo el país, diseñadas a través de un sistema constructivo que las parió idénticas hasta en sus detalles más insignificantes, razón por la cual no es necesario describir la de mi pueblo, pues la mayoría de los cubanos conocemos esas instalaciones, paradigmáticas y muchas veces convertidas en la principal obra arquitectónica de la comunidad.

Situado en pleno centro del poblado, el Politécnico no escapaba de los avatares de la vida cotidiana y aportaba constantes historias y personajes que ahora rememoro dentro del mosaico de remembranzas que habitan mi mente. Quizás la persona más vieja que recuerdo en vínculo con esta institución sea el jardinero Vicente, propietario de una desvencijada motocicleta sobre la cual parecía una grulla en movimiento.

Vicente era objeto de burlas constantes por parte del estudiantado y de otros, que aun cuando no pertenecían a su colectivo laboral, conocían de sus despistes irremediables. El viejo se hizo famoso cuando presentó a la dirección de la escuela una lista – luego de una noche en que le correspondió la guardia en la puerta – con los alumnos que se fugaron a una fiesta nocturna que se organizaba en la plaza del pueblo, resultando que en dicha lista el pobre hombre reflejó los nombres; que a su regreso a la escuela, en plena madrugada, le dieron los encartados, quienes en perfecta mofa al jardinero dijeron llamarse: Antonio Muñoz, Armando Capiró, José Luís Perales, Roberto Carlos e incluso uno llegó a auto titularse como Juan Pablo Segundo y otro como Alan Brito Prieto.

Su perfecta inocencia y una ignorancia supina, lo llevaron a entregar ese listado al director que no tuvo más alternativa que prescindir de Vicente dentro de los que hacían la guardia en el portón, dejándolo exclusivamente en contacto con sus queridas plantas ornamentales y otras ocupaciones menores.

Antes, ya este pobre hombre había ganado notoriedad en el campo de las burlas, cuando se divulgó una ocurrente conversación telefónica que sostuvo a media voz con algún pariente o amigo, desde el teléfono público ubicado en el área de formación de la escuela.

En esa ocasión, él sostenía un animado diálogo, cuando un grupo de estudiantes acudieron para hacer sus llamadas de rutina presionando al jardinero para que pusiera fin a su ya larga perorata, ante lo cual este último trató de cerrar el tema con el interlocutor, pero quiso hacerlo evitando que la muchachada tuviera conocimiento del contenido de su conversación, optando por usar una frase supuestamente en “clave” y que luego se convirtió en un espectacular motivo de burlas contra él.

En cuestión, Vicente, mirando de soslayo a los estudiantes y esforzándose por tapar su boca con una mano, confesó al pariente que lo escuchaba del otro lado de la línea: “Te voy a decir algo en clave; Aquello que tú sabes… lo maté, dio dos latas de manteca y una de chicharrones, no te hablo claro porque estoy rodeado de chismosos”

De este hombre, sencillo y cubanamente jovial, se cuentan otras muchas cosas y se acuñaron frases suyas que hoy permanecen en el imaginario colectivo de quienes convivimos por esa época y en esos lugares, quizás la mayor notoriedad humorística puede encontrase en sus equívocos entre términos que para él resultaban similares; así se podrían citar los dos más conocidos: Masturbación Ciclónica (en lugar de Perturbación) y Cojoneras (en lugar de Conejeras).

En una ocasión, durante un domingo de esos en que sólo permanecían en la escuela un reducido número de estudiantes, que por la lejanía de sus casas optaban por no tomar el franco de fin de semana, se produjo una llamada al centro informando sobre la muerte de la abuela de determinado trabajador que laboró en la escuela en años pasados. El responsable de la guardia administrativa dominical le pidió a Vicente que tomara a los muchachos que recién habían almorzado – quizás tres o cuatro – y fuera en la Guagua de esa institución, hasta la casa donde se realizaba el funeral, digamos que a “cumplir” con el ex trabajador afectado.

El Jardinero, partió a su luctuosa misión con su reducido séquito estudiantil, quienes por tal de salirse del aburrido domingo en la silenciosa escuela, no pusieron reparos ante aquella inesperada “tarea”.

Todo trascurrió muy normal para ese tipo de cosas; la señora finada, de avanzada edad había muerto de causa natural y por ser una muerte esperada era acogida con la lógica conformidad que cabe en esa situación. Junto al féretro, en un sillón de madera y largo espaldar, se mecía sosegado un viejecillo, esposo de la fallecida.

Al caer la tarde y atendiendo a las indicaciones recibidas por Vicente, este organizó la retirada, pero justo al despedirse de quien fuera por años su compañero en el Politécnico, metió la pata de forma inolvidable al querer inexplicablemente justificar la poca cantidad de estudiantes que viajaron junto a él, espetándole en la cara al nieto de la difunta: “No te preocupes, Cosme, que para cuando se muera el viejo, seguro que traen más muchachos”

Anuncios

Publicado el 02/10/2012 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Nene, solo dos palabras: jajajajaja jajajajajjaajjaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

HORIZONTE EN DISPUTA

Elías Jaua Milano

El joven cubano

Un blog de la vanguardia juvenil cubana

Solidaridad Latinoamericana

"Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar"

Casi Cayéndose

entre la cama y el reloj el hombre, como si todo cuanto le importara fuera precisamente, la cama y el reloj...

abailareltrompo

Con la cabulla bien puesta

PROVERBIA

"Crítica Social, Lírica y Narrativa"

Conspirando en Cuba

Para construir revoluciones dentro de mi Revolución

La letra al revés

Bits de información y emoción, de la realidad a la literatura de ficción

Lente de Aumento

...para mirar Cuba por dentro.

la koladita

Just another WordPress.com site

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

El blog de La Polilla Cubana

Un blog para amigos de Cuba

Ahora desde Holguín

noticias sobre el oriente cubano

La esquina de Lilith

Un espacio personal, cubano, mío..., y al que no le guste, que siga leyendo.

Desde Cuba te cuento

Un blog para exponer mis ideas…ser cubana es un reto que vivo a diario

Ventana Cubana

Pequeño espacio en la gran trinchera donde se defiende la Revolución:hija de la cultura y de las ideas

A %d blogueros les gusta esto: