QUÉ PASÓ CON LA PALABRA “COMPAÑERO”

 

 

Cuando yo era niño y luego cuando ya no lo era tanto, resultaba común el uso generalizado de la palabra compañero o compañera, según el caso. Esta expresión cordial y proletaria se había afianzado en el acervo popular del cubano, como uno de los frutos nacidos al calor del proceso revolucionario y devino en forma casi exclusiva para dirigirnos a una u otra persona de la cual lógicamente no conocíamos el nombre.

El origen de su empleo estuvo en el empeño que puso la Revolución triunfante por dejar atrás las desigualdades entre las diversas capas sociales que conformaban la Cuba de antes de 1959 y con esto se buscaba un trato más familiar e igualitario; en el sueño un poco utópico, pero bienintencionado, de que todos debíamos y teníamos que ser tratados con similar respeto sin importar el rango o poder económico de la persona.

Esta nueva forma de interacción entre los cubanos tenía también la intención de diferenciarnos del sistema capitalista del cual nos habíamos sacudido a fuerza de una larga y heroica lucha y en el cual “Señor o Señora” tenían, además de su connotación natural desde el punto de vista lingüístico, un sesgo que los situaba como etiquetas para ponderar a los de más alta jerarquía monetaria y política.

Por mucho tiempo fue completamente común y general el uso de la palabra “Compañero(a)”, tanto en los discursos, como en los medios de información, o simplemente para pedir permiso transitando por la acera o para encabezar una sencilla pregunta en una calle cualquiera de mi país; sin embargo, desde hace algunos años la situación ha ido cambiando y es muy común que se nos trate de señor o señora en numerosos sitios donde nos desempeñamos, algo que también se ha extendido a espacios televisivos o radiales donde múltiples entrevistados o invitados suelen dedicar palabras, reclamos o elogios a tal o más cual señor o señora que guardan relación con su vida o con su obra.

En el plano común del día a día sucede algo por el estilo, y la familiar palabra “Compañero (a)” que tanta relación guarda con la forma solidaria y colectivista del cubano- esa forma que no debemos dejar morir en brazos de los egoísmos que ahora florecen- pierde terreno en el vocabulario de las nuevas y no tan nuevas generaciones, que quizás equivocadamente la asocian con algún igualitarismo mal concebido o ven en ella algo del pasado que la moda cambia al mismo estilo de otras costumbres.

En mi opinión, el desuso de la palabra de marras tiene puntos de contacto con otras tendencias que han empezado a florecer, fertilizadas por la avalancha de influencias seudo culturales y ajenas a un proyecto social que pretendemos y aspiramos a que sea diferente, sin olvidar el enorme peso que tienen los influjos foráneos.

No creo que haber generalizado el uso de este vocablo tenga algo de reprochable y mucho menos me parece adecuado dejarle morir o encasillarlo como término oficial, o como modo obligado para referirnos a funcionarios públicos, en su esencia está la manera fraterna que nos hace sentirnos más cercanos y a pesar de los pesares, esa sencilla palabra seguirá siendo el antídoto contra posibles olvidos. Recordémosla al estilo de nuestro Poeta Nacional, Nicolás Guillén en su conocido poema Tengo:

“ (…) tengo el gusto de ir

(es un ejemplo)

a un banco y hablar con el administrador,

no en inglés,

no en señor,

sino decirle compañero como se dice en español”

Anuncios

Publicado el 17/09/2012 en Opinión. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

HORIZONTE EN DISPUTA

Elías Jaua Milano

El joven cubano

Un blog de la vanguardia juvenil cubana

Solidaridad Latinoamericana

"Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar"

Casi Cayéndose

entre la cama y el reloj el hombre, como si todo cuanto le importara fuera precisamente, la cama y el reloj...

abailareltrompo

Con la cabulla bien puesta

PROVERBIA

"Crítica Social, Lírica y Narrativa"

Conspirando en Cuba

Para construir revoluciones dentro de mi Revolución

La letra al revés

Bits de información y emoción, de la realidad a la literatura de ficción

Lente de Aumento

...para mirar Cuba por dentro.

la koladita

Just another WordPress.com site

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

El blog de La Polilla Cubana

Un blog para amigos de Cuba

Ahora desde Holguín

noticias sobre el oriente cubano

La esquina de Lilith

Un espacio personal, cubano, mío..., y al que no le guste, que siga leyendo.

Desde Cuba te cuento

Un blog para exponer mis ideas…ser cubana es un reto que vivo a diario

Ventana Cubana

Pequeño espacio en la gran trinchera donde se defiende la Revolución:hija de la cultura y de las ideas

A %d blogueros les gusta esto: