ESTE PEDAZO DE HABANA QUE YO MIRO

El sol está golpeando mis cristales, con una fuerza de mañana nueva. Lejos, sobre viejos tejados, se tiende el mar cercenado por barcos que lo cruzan dejando una estela espumosa. En lo alto de un añejo edificio, testigo mudo de antiguos cañones y mosquetes, hacen sus nidos los gorriones.

Abajo, silenciada por los ventanales, bulle la vida; la vida de los transeúntes, de los perros sin dueño, de los autos antiguos. Unas palomas irrumpen como fénix por entre las sábanas tendidas, escapando de las piedras que le lanzan los chiquillos.

La alfombra de salitrosa quietud, apenas si se mueve con las brisas de esta mañana de abril. Parece respetuosa y servil, tendida a los pies de la imagen de Cristo, blanco y puro, sobresaliendo en lontananza con la mirada en la vetusta ciudad allende de la bahía. El mundo sigue allí, a dos metros de mi silla, como la primera vez que miré desde aquí. A veces se pinta alguna fachada o la herrumbre trepa hasta algún lugar sin restaurar; de vez en vez, suben los palomeros a mirar sus cautivas, que regresan dóciles en busca de los granos que sirve el carcelero.

En la azotea de un hotel contiguo, han puesto mesas de manteles rojos y copas que relucen sus cristales. Es un lugar de envidia con olor a gaviotas y toldos de listones blancos y anaranjados. En las tardes, cuando el bochorno se sumerge en las mansas aguas, acuden las personas a comer y disfrutar del paisaje; se les ve alborotar y reír con las espumas de las cervezas en los rostros o el calor del vino ruborizando las mejillas. Algunos se aman ignorando el universo, mientras cruzan miradas y besos, fundiendo suspiros con sirenas de barcos que van a la rada.

El amanecer es desde aquí, como un descubrimiento: primero se dibujan los contornos de las chimeneas y los techos de los silos. En un principio nada tiene un color que lo distinga, son sólo sombras, luego es todo de un púrpura claro y pujante, seguido del centelleo plateado que se delinea en la cresta de las olas. De inmediato el astro irrumpe sobre las fábricas  y su pincel preciso va recorriendo cada rincón del lienzo heterogéneo que encuentra a su paso, haciendo brotar el paisaje de ayer, que se quedó guardado en la memoria de la última noche.

El mar llega hasta el fondo del abra empujado por la inmensidad del océano, que viene tras de sí y se detiene temeroso de las fortalezas que resguardan la ciudad. Son esculturas vencedoras de huracanes, antiguos sortilegios para espantar piratas. Desde aquí, cuando cae la tarde, se mezclan las brumas del ocaso con el perpetuo pestañar del faro. Las luces de los autos y el neón de las farolas adornan con sus reflejos el negro de los pavimentos y las panzas de los adoquines.

La noche espera, como suicida de amor, el disparo del puntual cañón cerrador de murallas y un convite espontáneo reúne muchedumbres ante el cómplice muro que retiene las olas.

Anuncios

Publicado el 13/09/2012 en Narrativa. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

HORIZONTE EN DISPUTA

Elías Jaua Milano

El joven cubano

Un blog de la vanguardia juvenil cubana

Solidaridad Latinoamericana

Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar

Casi Cayéndose

entre la cama y el reloj el hombre, como si todo cuanto le importara fuera precisamente, la cama y el reloj...

abailareltrompo

Con la cabulla bien puesta

PROVERBIA

"Crítica Social, Lírica y Narrativa"

Conspirando en Cuba

Para construir revoluciones dentro de mi Revolución

La letra al revés

Bits de información y emoción, de la realidad a la literatura de ficción

Lente de Aumento

...para mirar Cuba por dentro.

la koladita

Just another WordPress.com site

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

El blog de La Polilla Cubana

Un blog para amigos de Cuba

Ahora desde Holguín

noticias sobre el oriente cubano

La esquina de Lilith

Un espacio personal, cubano, mío..., y al que no le guste, que siga leyendo.

Desde Cuba te cuento

Un blog para exponer mis ideas…ser cubana es un reto que vivo a diario

Ventana Cubana

Pequeño espacio en la gran trinchera donde se defiende la Revolución:hija de la cultura y de las ideas

A %d blogueros les gusta esto: